Sergio Ramos, tú que eres rico, tú que juegas en uno de los mejores clubes del fútbol del mundo, tú que eres el sevillano mejor peinado, tú que eres guapo, tan listo que te hubieras merecido a una princesa o a una dentista pero te quedaste con el cañonazo de Pilar Rubio, tú que lo tienes todo, ¿por qué te has empeñado en convertirte, sigilosamente, en Messi? Y no, aunque hayáis coincidido en la Gala del Balón de Oro, no nos referimos al fútbol, sino a sus inclasificables looks. 

Otra vez tenemos que volver a entonar aquello de: “¿por qué nos hace esto, Ramos de nuestra vida?“, como lo hicimos hace unos meses cuando te dio por aparecer en la presentación de ‘El álbum de la afición’ con una boina que se parecía más a la de Azarías, a quien interpretó Paco Rabal en ‘Los santos inocentes’, que a la de Ryan Reynolds, que acostumbra a llevar este tipo de complementos). 

Anoche Ramos de nuestra vida logró que el mundo se volviera a parar. Tan bien peinado como siempre, apareció sobre la red carpet de la Ceremonia del Balón de Oro con uno de esos looks que se van a grabar a fuego en la memoria, casi tanto como cuando fue embajador de Hugo Boss, pero esta vez por todo lo contrario. 

Ramos arriesgó con un esmoquin adamascado a la altura de los que llevaba Messi en el pasado (con lunares o terciopelo), aunque en peores (y mejores) plazas ha toreado. El año pasado le dio un toque de color con una pajarita azul a juego con el vestido de Pilar Rubio o en 2012 cuando en lugar de pajarita o corbata optó por un lazo!

Su look más correcto (y aburrido, todo hay que decirlo) lo lució en 2013, cuando optó por camisa blanca con botones negros y pajarita. Ahora que Messi ha sacado de su armario los trajes de D&G y se ha pasado a Armani, es la esperanza de protagonizar los memes que el argentino, si sigue así, nunca volverá a protagonizar. Eso sí, siempre serás Ramos de nuestra vida. 

Así se visten los futbolistas cuando toca ir de gala… ¡al Balón de Oro!