Lexington Avenue Armory, en Nueva York, era hasta hace pocas horas un hervidero de rostros famosos, modelos, cámaras, fotógrafos, invitados y curiosos alrededor del desfile más mediático del mundo, el de Victoria’s Secret.

Aunque no podremos verlo completo hasta el próximo 8 de diciembre en el especial que prepara la cadena CBS, hemos podido disfrutar de las instantáneas que han captado los fotógrafos y los cámaras acreditados, además de lo publicado en las redes sociales oficiales de la firma y de sus ángeles. 
Las primeras en llegar fueron las 40 chicas seleccionadas para esta 21ª edición, que pasaron horas y horas de maquillaje y peluquería en un backstage que era un no parar. Dos veces se grabó el famoso desfile que se emitirá en 185 países. A las ocho de la mañana llegaron las modelos y hasta las ocho de la tarde no empezó la grabación. 
Luego fue el turno para Ellie Goulding, la encargada de abrir el espectáculo con Love Me Like You Do, el éxito de la película Cincuenta sombras de Grey. Fue la sustituta de Rihana, que canceló su presencia hace unos días. 
Selena Gomez impresionó con un sensual vestido en cuero negro de Louis Vuitton y zapatos de Jimmy Choo y con su interpretación de Me and My Girls y Hands To Myself en la pasarela. Su gran escote pasará a la historia, al igual que el cambio de color de ojos que lució. 
Más en un tercer plano, The Weeknd, que puso en pie a los presentes con In The Night y I Can Feel My Face, su último gran éxito musical.

Un desfile muy especial para dos de las modelos del momento, Gigi Hadid y Kendall Jenner, que desfilaron sin alas, pero con el apoyo de sus familias en el front row, como Yolanda Foster, la progenitora de la primera y Kris Jenner y Caitlyn Jenner, los papás de la pequeña del clan televisivo, que compartieron la emoción del momento juntas.

La namibia Behati Prinsloo repite por segundo año consecutivo como la primera en pisar la pasarela que se llenó de toques étnicos. La encargada de inaugurar la segunda parte del desfile, ‘Exotic Butterflies’, fue Adriana Lima.

Martha Hunt, uno de los nuevos ‘ángeles’ de 2015, fue la encargada de cerrar el desfile con unas alas luminosas.
La encargada de inaugurar la última sección, ‘Fireworks’, que estuvo amenizada con la actuación en directo de The Weeknd (2º vez que salía al escenario), fue Lily Aldridge. La modelo estadounidense llevaba el ‘2015 Fireworks Fantasy Bra’, valorado en casi 2 millones de euros.

Un sujetador de infarto

 Hay lencería tan bien hecha que a veces no sería una exageración si la comparáramos con una joya, aunque en el caso del fantasy bra de Victoria’s Secret no sería un símil porque es, literalmente, una joya, el fantasy bra es la pieza más esperada durante el desfile.

Las tops más cotizadas han sido las encargadas de presentarlo en anteriores ocasiones: Alessandra Ambrosio y Adriana Lima, que lo hicieron el año pasado, Heidi Klum y Giselle Bündchen, y en el desfile que se celebrará el 8 diciembre lo hará Aldridge, una de las modelos más veteranas.

El Fireworks Fantasy Bra -el sujetador de los fuegos artificiales y la fantasía- está valorado en dos millones de dólares (más de un millón ochocientos mil euros), y es un capricho solo al alcance de los más sibaritas. Está compuesto por 6.300 gemas de catorce variedades, enre ellas, topacio azul y zafiro amarillo, 375 diamantes incrustados en oro de 18 quilates.