Curvas de infarto y una de las bocas más sensuales del mundo, Irina Shayk ha conquistado al mundo, a Bradley Cooper y a L’Oréal Paris, que la acaba de nombrar embajadora de la firma de cosméticos.

“Irina y yo nos conocemos desde hace unos ocho años. Es una irresistible super woman que desprende glamour y eleva la definición de belleza a otros niveles. Desde diseñadores de moda a millones de fans y seguidores de las redes sociales, Irina fascina a todos con su belleza y su espíritu, pero también por su sentido de la humanidad y generosidad. Yo mismo y todo el equipo de L’Oréal Paris estamos emocionados de tenerla como nuevo miembro de la familia lorealista” dijo Cyril Chapuy, Presidente Global de L’Oréal Paris.

Su carrera como modelo empezó cuando un cazatalentos la descubrió en una escuela de belleza en la que su hermana trabajaba. En apenas dos años, Irina ascendió a lo más alto de de la industria convirtiéndose en la imagen y embajadora de Intimissimi –con el trampolín de su relación con Cristiano Ronaldo de por medio-.

Su último proyecto, L’Oréal. “Estaré eternamente agradecida por darme esta oportunidad. Formar parte de la familia L’Oréal Paris representa más que ser solo una embajadora de belleza. Para mi, L’Oréal Paris ha sido una marca que inspira y motiva todo lo que hay dentro de ti. Es un honor para mí representar este precioso mensaje y animar a las mujeres de todas las edades a sentirse siempre seguras de sí mismas.” declaró Irina Shayk.

La rusa, que ha desfilado para Marc Jacobs o Riccardo Tisci, se une así a la lista de embajadoras como las modelos Karlie Kloss, Barbara Palvin, Lara StoneDoutzen Kroes, Luma Grothe y las actrices Julianne Moore, Naomi Watts y Eva Longoria.