Un supermercado, una brasserie, un aeropuerto… La imaginación de Karl Lagerfedl parace inagotable. Sus desfiles, además de moda, son espectáculo y su última ocurrencia ha sido presentar su próxima colección en Cuba, como ya lo hizo en 1999 Paco Rabanne.

“La riqueza cultural y la apertura de Cuba al mundo la convierten en una fuente de inspiración para Karl Lagerfeld y para Chanel”, ha señalado la maison en un comunicado.

Será la colección crucero con la que la casa francesa viajará al Caribe. En otras ediciones, Chanel ha tomado como fuente de inspiración a lugares y culturas lejanos como Miami, Venecia, Singapur, Dubai y Seúl.

Este supondrá un nuevo reto para el diseñador alemán, que no cuenta con ninguna tienda en territorio cubano.