El negro siempre es una apuesta segura y nunca falla o eso es lo que creíamos. ¿La prueba? El último batacazo estilístico de doña Letizia, que se vistió azul marino para recibir a los 400 invitados en el Palacio de L’ Almudaina en Mallorca, aunque elegante, nada veraniego. 

El año pasado deslumbró con un vestido blanco de Felipe Varela que le sentaba como un guante y que ya había lucido en 2013 también durante sus vacaciones en Mallorca, sin embargo, este año no ha estado tan favorecida, aunque la melena bob le dé un toque mucho más sofisticado que el anterior.

La reina estrenó un top negro con volantes en las sisas, muy similar a este de Hugo Boss que hemos fichado en su web por 189,95 € -sin rebajas-, que combinó con un pantalón fluido en el mismo tono. 

Como complementos escogió unas sandalias de Magrit, un clutch print animal de Adolfo Domínguez y unos pendientes XXL.