Si hay algo que le gusta a Sara Carbonero es conocer sitios nuevos y perderse por las zonas más bohemias de todas las ciudades que visita. En Madrid, por ejemplo, le gusta pasear por las calles de Malasaña, el barrio hipster donde compra ropa exclusiva y come en los restaurantes de moda.  Ahora que se va a mudar a Oporto nos hemos permitido la licencia de prepararle una guía básica de los sitios más cool, que puedes ver en esta fotogalería

Es cierto que Oporto no es Madrid, pero tiene un encanto decadente, además del mar y el río, que a todo el que la conoce enamora. Y sitios tan cool o más que los que nos podemos encontrar aquí, como estos: 

Dónde comer y beber como una auténtica sibarita 

El Clérigos, vinhos e petiscos, en Rua das Carmelitas 151, es uno de los mejores restaurante de Oporto donde tomar tapas (petiscos en portugués), que cuenta en sus fogones con el chef Pedro Lemos. Decorado con un estilo muy vanguardista, tiene una gran cava de vinos para mantenerlo siempre a la temperatura que es muy original. 

De la Taberna Galería París, en la calle Galería París, son famosos sus peixinhos da horta (verduras rebozadas), es perfecta para picar algo por las noches y tomarse una copa aunque a mediodía también tiene menú del día. Y si hay algo que lo hacen diferente es su decoración: las paredes está repletas de objetos antiguos… ¡hay hasta un coche!  

Para tomar un café con leche (en Lisboa lo llaman bica y en Oporto, cimbalino), el Café Majestic  (Rua Santa Catarina 112), que conserva la arquitectura del siglo XIX que nos trasladan a la Belle Époque , el Guarany (Av. dos Aliados 85/89,) de estilo art decó, se inauguró en 1933 y conserva algunos detalles de entonces: los suelos, las sillas o un reloj antiguo. 

Lugares para perderse

A pesar de que va a seguir vinculada a Mediaset, Sara Carbonero va a tener más tiempo libre que en Madrid y qué mejor manera quedistraerse paseando con el pequeño Martín por las calles empedradas de Oporto. Imprescindible visitar la estación de São Bento, con los característicos azulejos portugueses, y las inmediaciones de la catedral o Sé. 

En nuestra guía no podría faltar una buena caminata a orillas del Duero. El puente Don Luis I se puede cruzar a pie y llegar a Vila Nova de Gaia (el pueblo de Vítor Baía, el que fuera portero del F.C.Barcelona), pero también puede montar en el funicular y deleitarse con las espectacularesvistas de la ciudad. 

Cuando Sara era niña escribía cuentos y de mayor conserva ese amor por la literatura y por los libros, así que la Livraria Da Baixa (Carmelitas 15) es otro de los locales que debe conocer porque le encantará. Allí puede tomar un café o una copa de vino mientras lee, también la Livraría Lello, que está considerada Patrimonio Mundial de la UNESCO y está considerada la tercera librería más bonita del mundo, de hecho, en ella se inspiró J.K Rowling, que fue profesora de inglés durante siete años en la ciudad, para escribir Harry Potter. 

Una zona (o varias) para vivir

Como la marcha ha sido un tanto precipitada, es posible que en los primeros días la pareja y el pequeño Martín se alojen en algún hotel de la ciudad. Uno de los más bellos es el Guesthouse 1872 River House, un edificio de color rosa con vistas al río Duero en el barrio histórico de Ribeira, a un kilómetro de distancia del centro, aunque en cuanto puedan buscarán un hogar.

A diferencia de otras ciudades europeas, en Oporto no hay una zona concreta en la que vivan los jugadores de fútbol. Al ser una ciudad pequeña, con 41, 66 frente a los 606 km²  de Madrid, las mejores casas están repartidas por Oporto  y las más cotizadas son las que tienen vistas al mar, al vistas al río o a ambos. 

Foz es una de las zonas más exclusivas de la ciudad donde viven los portenses más adinerados (empresarios, políticos…).  Las viviendas más espectaculares, que pueden rondar los tres o cuatro millones de euros, están en la Avenida de Brasil, que tiene vistas al mar, la Avenida Gardarém (en segunda línea) y Marechal Saldanha (en tercera). 

Si su idea es vivir más en el centro de la ciudad en un piso, los precios son bastante más económicos. “Un buen piso, con todas las comodidades, puede alquilarse por 1.500 o 2000 euros al mes. Si Iker busca una casa con piscina parecida a la que tiene en Madrid puede encontrarla por 4.000 o 5.000 euros”, nos cuenta Pedro Silva, de la Inmobiliaria Aransa. 

Eso sí, el vendedor nos advierte de que en ocasiones existe un acuerdo entre el inquilino y el arrendador. “Cuando tienes un buen cliente, como lo será Iker Casillas, es posible que, como no va a tener problemas para pagar, se le haga una buena rebaja en el precio del alquiler”, apostilla Silva. 

Las tiendas más chic 

El Barrio de Miguel Bombarda es lo más parecido a Malasaña y, como le pasaba al barrio madrileño hace unos años, es una de las grandes desconocidos. 

Entre sus calles hay galerías de arte, tiendas de segunda mano, de artesanía, restaurantes, hoteles y el centro comercial Bombarda, dedicado exclusivamente a tiendas que no forman parte de una cadena y que seguro que encantarán a la periodista. 

En el barrio de Ribeira, cerca del hotel que le hemos recomendado, está Hats and Cats Lobotaste, una tienda de sombreros donde Sara encontrará los complementos perfectos para sus looks bohemios. 

Cuando busque marcas internacionales, la boutique de Fátima Mendes (R. Pedro Homem de Melo 357) es una de las imprescindibles de Oporto. Allí encontrará ropa de Dior, Lanvin, Valentino…

Ahora que a Sara le gusta cuidarse más que hace unos años y se ha aficionado a la comida bio, le recomendamos que se pase por Quintal, una tienda donde puede comprar alimentos ecológicos. 

Muchas tiendas en las que comprar, cafeterías para visitar… ¿pero con quién? Sara  no es la única WAG española en la ciudad y las chicas del resto de jugadores españoles pueden ser sus primeras amigas en la ciudad: Irene Carrasco, la novia de Iván Marcano, Geno, la de Andrés Fernández, Alba Álvarez, la de Adrián López. Con quien seguro que hace buenas migas es Lorena, la chica de Cristian Tello que es mamá de Carlota, con una edad muy parecida a Martín.