Es raro en Doña Letizia, pero hay prendas que, por cuestiones que desconocemos, no las vuelve a lucir a pesar de que le sienten realemente bien. Una de ellas es el trench que estrenó en su visita a ARCO en 2014 y que no le habíamos vuelto a ver. Sin embargo, otras las repite hasta el hartazgo, como el vestido gris de silueta lápiz, que lo ha llevado en al menos 10 ocasiones, o la falda frambuesa de Hugo Boss que suele optar por ella en sus recepciones en palacio. 

La soberana ha recuperado su trench joya para asisitir a la 32ª Edición de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España y de la 11ª edición del Premio Don Quijote de Periodismo, que han presidido los Reyes. 

Sofisticada y muy elegante, la pieza, en color beige con pedrería en el cuello y la solapa, es una de las más sofisticadas de su armario, que no se la habíamos vuelto a ver desde que la estrenó. 

La Reina ha combinado la creación de Felipe Varela con unos salones nude de Magrit y, a diferencia de otras ocasiones, ésta no ha llevado pendientes. Eso sí, añadió una nota de color a su rostro con un labial rojo.