La hija de los duques de Cambridge nació el sábado y desde que se conoció la noticia del embarazo de Kate muchos rumores han surgido con los nombres que podría llevar el retoño, un enigma que  Kesington Palace ha desvelado esta misma tarde.

 “El bebé se conocerá como Su Real Majestad Princesa Charlotte de Cambridge”, decía el tuit que lanzó el cuenta oficial Palacio de Kensington, que a los 30 minutos ya había conseguido miles miles de retuits.

El nombre de la pequeña, que pesó 3,700 kilos al nacer, es un guiño a la familia paterna. Por un lado, Charlotte, que es el femenino de Chales, como su abuelo, Elisabeth, como la reina Isabell II de Inglaterra y Diana, un recuerdo a la fallecida madre de Guillermo y quien hubiera sido abuela de la pequeña.

La Casa Real británica ha esperado dos días para hacer público el nombre de la niña, que ocupará el cuarto lugar en la línea de sucesión, porque, según la tradición inglesa, antes de comunicarlo oficialmente la reina tiene que conocerlo. Y así ha sido.