Blake Lively ha vuelto a la alfombra roja. Tras el paréntesis que se tomó con el nacimiento de su hija James, la actriz ha reaparecido en Nueva York en la premiere de ‘The Age Of Adaline’, la última película que ha protagonizado.

Como si fuera una diva de los años 40, la actriz pisó la red carpet con un look de esos que hacen historia. Se enfundó un espectacular Monique Lhuillier de la colección otoño-invierno 2012-2013.

Rojo, con corsé de encaje y cuero y falda de  tul y plumas que acababa en cola, el vestido se ceñía a su figura, que ya ha recuperado totalmente  tras dar a luz a su hija hace solo tres meses.  

El estilo retro del vestido y del peinado, unas ondas con el cabello hacia un lado, combinaba a la perfección con las joyas de Lorraine Schwartz y las sandalias de Sophia Webster. El detalle original del look lo puso con un clutch con forma de pez que firmaba Judith Leiber.