A Rihanna no hay nada que se le ponga por delante. No le impone compartir escenario con Paul McCartney y Kanye West (Kim Kardashian es mucha Kim) y tampoco diseñar prendas para Puma… ¿Cómo no se iba a atrever a prestar su cara bonita a Dior? La cantante es la la nueva embajadora de la firma. 

RiRi ha pasado de ocupar los mejores asientos en el front row de la maison a convertirse en la imagen de la campaña Secret Garden, una serie de cortometrajes en los que Dior presenta sus novedades.

El primer vídeo de esta cuarta edición, filmado en el Palacio de Versalles por el prestigioso fotógrafo Steven Klein, estará protagonizado por la cantante, que acaba de hacer historia porque es la primera vez que la casa francesa le dan tanto protagonismo a una embajadora de raza negra.

Aunque Lupita Nyong’o ha estado muy vinculada a la firma y ha lucido sus vestidos sobre la red carpet, ninguna celeb negra ha sido su imagen. Sí lo han sido otras actrices oscarizadas (y blancas) como Marion Cotillard, Jennifer Lawrence y Natalie Portman