McQueen es para Kate Middleton lo mismo que Felipe Varela para Doña Letizia: su firma fetiche. La Duquesa de Cambridge ha vuelto a optar por una de las creaciones de Sarah Burton  para asistir a las celebraciones del día de la Commonwealth. 

La elección del abrigo rosa pastel fue todo un acierto. La prenda, con botones de perlas, es una de sus favoritas y un viejo conocido de su armario. La primera vez que lo lució fue durante el embarazo del pequeño George, en 2013, en un acto oficial en el Palacio de Buckingham. 

La esposa de Guillermo de Inglaterra completó el look con un tocado de Jane Taylor, un clutch y unos zapatos de salón de satén en el mismo tono que el abrigo. 

A punto de salir de cuentas, esta será una de las últimas apariciones públicas (si no es la última) antes de que llegue al mundo el nuevo compañero de juegos del príncipe George.