A veces la realidad supera a la ficción. El caso de Megan Silcott demuestra que a veces los sueños, cuando se desean con mucha fuerza, se cumplen. La joven, de 18 años, ha conseguido subirse a una de las pasarelas más importantes del mundo, la de Nueva York.

Que una chica guapa y joven desfile no tiene nada de novedoso, pero Megan no es una modelo cualquiera porque es tetrapléjica y lleva más de tres años luchando para poder caminar, como recoge ‘My Daily News’. 

Megan Silcott se convirtió en la estrella del desfile de Nina Performo cuando, con la ayuda de un andador, desfiló como si de una modelo profesional se tratara con un diseño de lo más casual.

Aunque los médicos nunca confiaron en su recuperación (del cuello hacia abajo tiene el cuerpo paralizado), es el Megan es el mejor ejemplo de que con esfuerzo y tiempo todo se consigue.