Kate Moss ha vuelto a demostrar por qué es una de las mujeres más admiradas por su estilo. Heredera del espíritu grunge, la modelo lleva dedicándose a la moda 25 años y el pasado miércoles celebró en Londres una fiesta por todo lo alto para celebrarlo. 

Vestida con un original esmoquin black & white con un top de redecilla y unos stillettos negros de vértigo, la chica mala de la moda brindó con sus amigos en el MaiyFair restaurant 34, uno de los locales más populares de Londres y el mismo que hace unas semanas homenajeó a la británica creando una copa de champán del tamaño de su pecho izquierdo. 

Moss dio una nueva lección de estilo con la elección de su look, que a pesar de tratarse de un esmoquin ella lo llenaba de feminidad. La modelo, que apenas iba maquillada, posó a su entrada al restaurante y después se dejó fotografiar bebiendo una copa de champán que el restaurante creó para ella. 

“Estoy encantada de participar en este proyecto, es todo un honor compartir este honor con María Antonieta. Ella fue una personaje fascinante y muy pillo. Además, el champán siempre está asociado con celebraciones y momentos felices, y yo he disfrutado creando esta preciosa copa”, confesó la modelo cuando se conoció que tendría una copa, como le ocurrió a María Antonieta, inspirada en sus pechos. 

La escultora encargada de tallar la copa ha sido Jan McAdam Freud, hija del también artista Lucian Freud, un pintor británico considerado uno de los mejores artistas del arte contemporáneo.