Nueva York es sinónimo de Sarah Jessica Parker y viceversa. La protagonista de ‘Sexo en Nueva York’ es sin duda uno de los iconos fashion de la ciudad que nunca duerme y su presencia en las fiestas más glamurosas es imprescindible.

Este martes se celebraba la tradicional Gala del Ballet de NY y ella no podía faltar. Sarah Jessica deslumbró con un espectacular vestido largo de la diseñadora Mary Katrantzou (modista que ha puesto de moda este verano el estampado wall-paper) en tono crudo con la parte delantera bordada con estampados étnicos en tonos rojos, azules y negros a modo de cenefa.

Un diseño original y llamativo que le sentaba como un guante, perfectamente ajustado en la cintura y con una caída realmente preciosa, que destacó entre todas las invitadas a esta fiesta que da el pistoletazo de salida a las más glamurosas de la nueva temporada tras la Semana de la Moda.

La actriz combinó el modelazo con unas botas negras de cuero y detalles troquelados de su propia colección de calzado SJP para este Otoño/Invierno y añadió varias pulseras de plata a sus muñecas a modo de brazalete para darle un punto folklorísitico de lo más original.

Sarah Jessica optó por dejar la melena suelta pero con la parte delantera recogida, lo que nos dejaba ver unos preciosos pendientes de brillantes en forma de lágrima y su rostro maquillado con los ojos ahumados y los labios nude.