Los miembros de la realeza española y monegasca ya se han dejado caer por las Islas Baleares y ahora les toca a Guillermo de Inglaterra y a Kate Middleton. Los Duques de Cambridge podrían viajar a la isla Pitiusa para asistir a la boda del cantante James Blunt y la aristócrata Sofía Wellesley.

La pareja contraerá matrimonio el 19 de septiembre en la casa que tiene el cantante en Ibiza y donde suele pasar largas temporadas.

Se espera la asistencia de lo más granado de las islas británicas, entre quienes no van a faltar el príncipe Enrique, amigo íntimo de la pareja, sus primas Eugenia y Beatriz de York, Elton John y su marido, David Furnish.

Quienes aún no se han pronunciado han sido los Duques de Cambridge, que están pasando sus vacaciones en Escocia, y han decidido  esperar para confirmar su asistencia, como Pippa y James Middleton, que también están invitados.