El marido de Kim Kardashian se ha tomado muy en serio eso de querer adelgazar y querer estar en forma. Kanye West se ha empeñado en eliminar la grasa de su cuerpo, y lo está haciendo muy estrictamente.

El rapero se ha sometido a una dieta estricta y duros ejercicios de fitness. Según Harley Pasternak, su entrenador, aparte de los batidos con menos calorías que los platos de comida que Kanye estaba acostumbrado, puede comerse dos tentempiés al día.

Los entrenamientos físicos los lleva a cabo cinco días a la semana y además, cada vez que Kanye tiene que andar a algún lado, tiene que llevar un podómetro para medir sus pasos.

Kim Kardashian decidió emprender una dieta después del embarazo, y parece que su marido ha tomado ejemplo de ello y quiere conseguir los mismos resultados.

Veremos a ver cómo le va la dieta al rapero y esperemos que no tenga efecto yoyó, porque ya sabemos lo que pasa con estas dietas a largo plazo… que no funcionan.