El sol es uno de los principales factores que influyen en la aparición de manchas e imperfecciones en la piel, de ahí la importancia de una revisión de la piel tras el verano. La Dra. Adriana Ribé ofrece los protocolos con láser más avanzados para conseguir una piel sana, uniforme y sin manchas después de una larga exposición al sol. 

“Realizar un diagnóstico de la piel después del verano es imprescindible para estudiar tanto las  nuevas manchas aparecidas como el cambio de forma u oscurecimiento de las que ya se tenían”, nos explica la especialista Dra. Adriana Ribé, médico dermatopatóloga y Directora de Ribe Clinic.

La doctora recomienza el tratamiento más idóneo según el tipo de mancha:

1. Para borrar los léntigos solares. El tratamiento láser Q-Switched o Alejandrita de pulso variable. “La luz del láser destruye las células con un exceso de pigmento sin dañar el tejido circundante y así se eliminan por completo”. Con resultados en una sola sesión. Precio por sesión: 200 a 400€ (según número de lesiones).

2. Para eliminar el melasma. El tratamiento con Láser Fraxel Dual. “El melasma es aquella mancha de origen hormonal que tiene una forma irregular y bordes difusos (geográficos). Suele aparecer en el labio, la frente o las mejillas y empeora en verano con la exposición al sol”, dice Ribé. Precio por sesión: 700€ (1 sesión cada 15-30 días). 

3. Para las manchas superficiales y las arruguitas. El protocolo recomendado por es el Micro-Láser-Peel. En sólo unos días, la piel se descama muy superficialmente y ya se puede observar la mejoría en las manchas de la piel, y su textura más fina y con el poro más cerrado. Los efectos del tratamiento Micro-Láser-Peel son acumulativos. Precio por sesión: 400€. 

Según nos explica la Dra. Adriana Ribé, en edades jóvenes las manchas son más frecuentes en mujeres, pero a medida que envejecemos, también aparecen en hombres de igual forma.