“Quod me nutrit me destruit”. La célebre cita latina grabada en la piel de celebrities como Angelina Jolie refleja la doble cara de los alimentos que consumimos diariamente: le permiten a nuestro organismo sobrevivir y, a la vez, lo destruyen lentamente. Sin embargo, el efecto de los alimentos sobre nuestra salud puede trascender a la mera nutrición.

La ingesta de ciertos alimentos, tales como la remolacha o los arándanos, aunque son beneficiosos para nuestra salud no lo son tanto para nuestros dientes pues tienden a tintarlos, lo mismo sucede con bebidas oscuras tales como vino o café. Mención aparte reciben los alimentos pegajosos o los azúcares que agreden enormemente a nuestros dientes.

Conseguir una dentición más fuerte y sana, que resista las agresiones externas y las caries es el objetivo que todas deseamos y la solución se encuentra en la cocina. Vitaldent nos descubre algunos alimentos ‘must’:

LÁCTEOS: Estos alimentos enriquecidos con calcio (leche, yogurt, queso, etc.) contienen vitamina D, fosfatos y caseína, una sustancia que se adhiere a los dientes, protegiendo el esmalte frente a la caries y fortaleciéndolo.

FRUTA Y VERDURA FRESCA: Las zanahorias, manzanas y apio ayudan a remover la placa de los dientes y refrescan el aliento. Los arándonos además interrumpen la formación de bacterias.

PESCADOS: Tales como el salmón. Y es que el Omega 3 nos ayuda a combatir infecciones orales y a reforzar nuestra salud oral.

CARNES: Sobre todo carne magra que por su alto contenido en vitamina B12 ayuda a mejorar la periodontitis.