Al llegar el verano, la piel debe protegerse adecuadamente para evitar los daños que pueden ocasionar los rayos solares. Es importante cuidar la alimentación e incorporar alimentos que ayuden a broncearse, protejan la piel y mantengan el color durante más tiempo.

Las zanahorias, el vegetal más rico en betacarotenos

Los betacarotenos son unos pigmentos presentes en numerosas frutas y verduras. Son los principales precursores de la vitamina A. Tienen numerosos beneficios para la salud, desde proteger del cáncer, favorecer el sistema inmunológico o combatir los problemas digestivos.
 
Por su a su relación con la Vitamina A y su función antioxidante, protegen la piel y hacen que esté más brillante y cuidada. Ayudan a que se broncee y la protegen de los efectos nocivos de los rayos solares.

¿Dónde se encuentra el betacaroteno? La zanahoria es el alimento más rico en betacarotenos. Son un snack ideal y muy saludable. Podemos encontrar este componente en numerosos vegetales, el pimiento rojo, el tomate, las espinacas o las acelgas, y también en frutas como el melocotón, los albaricoques, el mango o la papaya. 

La función de la vitamina C

La vitamina C es la forma química del ácido ascórbico, esencial en la síntesis del colágeno. Juega un papel importante en el aspecto de nuestra piel. La ayuda a defenderse de los efectos del sol porque evita que aparezcan las indeseables manchas. Además, mejora la elasticidad de la piel, tiene acción antioxidante y neutraliza a los radicales libres.

¿Dónde se encuentra la vitamina C? Los cítricos, los frutos rojos (fresas, frambuesas o arándanos), el kiwi, la papaya, la coliflor, las espinacas o el perejil.

El poder antienvejecimiento de la Vitamina E

La vitamina E es un poderoso antioxidante. Puede ayudar a combatir el envejecimiento de las células y bloquea el efecto de los radicales libres. Ayuda a la cicatrización porque impulsa la formación de colágeno y elastina.

¿Dónde se encuentra la vitamina E? Vegetales de hoja verde (brócoli, espinacas, acelgas o espárragos), numerosos frutos secos (nueces, almendras,  cacahuetes o avellana), en el tomate o en el mango.

Otros consejos

Es importante comer pescado para obtener el Omega 3 y los ácidos grasos que hidratan la piel y ayudan a que el bronceado dure más.

Además de una dieta que incluya un mínimo de cinco raciones de frutas y verduras diarias, es muy importante hidratarnos bebiendo agua de manera frecuente para mantener en equilibrio hídrico del cuerpo.
 
Las ensaladas, las macedonias de frutas o los snacks saludables (los crudités) son la mejor manera de aportar esa dosis necesaria de vitaminas que nuestro cuerpo necesita para protegernos del sol y mantener el bronceado durante más tiempo.