La vida de Richard Lee Norris dio un giro de 180 grados cuando un disparo le desfiguró la cara hace quince años. Sin embargo, su historia es una de esas que tiene final feliz porque, tras someterse a una operación en la que le recontruyeron la cara, es un nuevo hombre.

El resultado de la intervención fue tan satisfactorio que la edición británica de la revista ‘GQ’, una de las publicaciones masculinas más prestigiosas de moda, lo ha elegido como su chico de portada. 

Tras quince años avergonzándose de su rostro y sin salir apenas a la calle, Norris ha recuperado la cara. Ahora es un hombre atractivo que no le hace sombra a aquel chico de 22 años que se disparó de improviso cuando manipulaba una escopeta.