No uno, ni dos, ni tres, 11 personas de seguridad de la Casa Real acompañaron el internado de Sigüenza Sagrada Familia a Felipe Juan Froilán y la Infanta Elena y Froilán. 

Froilán se afrenta así al peor verano de su vida tras las malas calificaciones obtenidas en el colegio. El nieto de Don Juan Carlos estudiará entre siete y nueve horas diarias, y sólo podrá utilizar su móvil durante media hora antes de acostarse.

El centro, uno de los más estrictos de nuestro país, es masculino para que sus alumnos no se descontren. Por si fuera poco, Froilán, que pasará la mayor parte del día hincando codos, no tendrá compañía femenina. Adiós a un posible amor de verano por sus malas notas en 2º sde ESO.