Sara Carbonero e Iker Casillas continúan de vacaciones en familia, aunque en esta ocasión parece que decidieron dejar al pequeño Martín en el hotel para disfrutar de una jornada a solas, que siempre es necesaria.

La periodista y el portero de fútbol se encuentran de vacaciones en la costa del Cabo de Gata (después de pasar unos días en el Algarve portugués) y decidieron pasar el día en un yate (alquilado), según cuenta el diario El Mundo.

La pareja recorrió algunas de las calas más privadas de la costa de Almería (donde se ha dicho que podrían verenear este año los Reyes de España) y se dedicaron mimos y arrumacos durante toda el día. Además, hicieron una parada para degustar un delicioso arroz con bogavante y un arroz negro.

Ya después de comer, Iker y Sara volvieron a subirse a la embarcación para visitar Cala de Enmedio, una de las playas más espectaculares de la zona a la que sólo se puede llegar en barco.

Después de ver atardecer en Agua Amarga y disfrutar de ese romántico momento a solas, la pareja se retiró a su hotel, el exclusivo La Joya, lugar en el que están alojados y donde les esperaba su hijo Martín, al que seguro que estaban deseando abrazar de nuevo.