La selección española no pasó de la fase de grupos en el Mundial de Brasil, pero no hay mal que por bien no venga porque así Iker Casillas y Sara Carbonero se han podido reencontrar  antes con el pequeño Martín.

La periodista y el cancerbero de la Roja decidieron dejar al bebé en España, que nació el pasado enero al mundo y llenó de felicidad a sus padres, como comentó Iker en las redes sociales. “Estoy tremendamente feliz. Es el momento más emocionante de mi vida”, escribió.

Según la revista ‘Grazia‘, los papás del Martín no quisieron que el pequeño viajara a Brasil por seguridad. Al parecer, habrían amenazado a Sara e Iker con secuestrar al bebé. La publicación cuenta que  la seguridad brasileña pidió expresamente a la pareja que le dejaran en España  porque estaba en la lista de secuestros y extorsiones.

 “La gente me para y me enseña que lleva incluso su foto [de Martín] en el móvil. Noto mucho cariño hacia él, y eso me agrada. Antes me preguntaban por otras cosas y ahora el tema es él, y yo encantada”, declaró orgullosa la periodista en una reciente entrevista. Eso sí, en todo el mundo no despierta el mismo cariño.