Por mucho que Jennifer Garner lo ha intentado, Ben Affleck sigue teniendo problemas con el juego. Cuando se  casaron, la actriz consiguió que el director de ‘Argo’ se alejara del juego y el alcohol, pero parece que ha vuelto a caer en las garras del Black Jack.

Hace unos meses el actor fue expulsado del Casino Hard Rock de Las Vegas,  donde estuvo de ‘escapada romántica’ con su esposa, por querer contar las cartas de su juego favorito, el Black Jack, una técnica que va en contra de los intereses del casino.

El intérprete de ‘Batman’ es todo un profesional en este arte y en 2001 llegó a ganar 800.000 dólares en este juego de azar.  Por esta razón cada vez que Ben aparece en un casino, la seguridad del local le vigila para que no a la banca.

Cuando  Jennifer Garner empezó su relación con  Affleck, ya conocía estas malas costumbres que ella detesta. Por eso, después del incidente en el casino, corrió a una joyería para comprarle un diamante.